El niño que se desnudó delante de una webcam

Reseñas en prensa

«El niño que se desnudó delante de una webcam posee una tremenda capacidad para hipnotizar al lector. Un relato sobre la degradación sexual de menores capaz de provocar más de una carcajada. Aunque parezca imposible, Serralvo lo consigue. Consigue también ilustrarnos sobre una realidad sórdida, engañarnos hasta las últimas páginas y proporcionarnos unas horas de intenso placer intelectual. Sé que suena inverosímil. Por favor, créanme.»
—Enric González, El Mundo


«Un cóctel Molotov literario. Serralvo actúa como un cirujano enloquecido que hiciera malabares de precisión con bisturíes, sin hacerse un rasguño, ante los ojos abiertos como platos de los espectadores. El resultado es una narración desenfrenada de ritmo vertiginoso, un discurso veloz y desbocado como un tren siempre a punto de salirse de los rieles.»
—Josep Lapidario, Jot Down


«Un sorprendente artefacto literario.»
—Alejandro V. García, Revista Mercurio


«Una lectura absorbente y un jarro de agua fría a una sociedad en constante carrera por la actualización de la tecnología.»
—Enrique Anarte, Huffington Post


«Una prosa ágil, entretenida, cáustica, para perpetrar una ácida, y por momentos grotesca, crítica social. El niño que se desnudó delante de una webcam se asienta sobre un fermento literario que exhorta a no quitarle los ojos de encima.»
—Ana March, Culturamas


«Una de las voces más estimulantes de los últimos tiempos. Un cóctel tan adictivo como soberbio.»
—Sergio Sancor, La cueva del erizo


«No sólo legible sino apasionante, gracias a la notable habilidad del protagonista/narrador para situarse en un terreno que está más allá de la moral, la crónica negra, el reportaje sensacionalista y, menos aún, el testimonio de denuncia. Un ejercicio de estilo muy meritorio. La voz narradora va bordeando todo el rato el abismo sin caer nunca en él. En parte gracias al humor, pues en la novela hay golpes de humor estupendos.»
—Javier Fernández de Castro, El boomeran(g)


«Una historia con mucha fuerza y con una trama y una arquitectura narrativas de un diseño impecable.»
—Mariano Cruz, Revista Vísperas


«Deliciosamente pop.»
—Raquel Moraleja, Revista El Acróbata


«Una novela bien escrita, bien narrada, bien construida, que mantiene el interés y la coherencia del personaje. Consigue tratar un tema muy escabroso sin ser morboso ni buscar la lágrima fácil. Y eso tiene mérito.»
—Santi Pérez Isasi, Un libro al día


Sinopsis del editor

El niño que se desnudó delante de una webcam cuenta la historia de una víctima infantil del negocio de abuso sexual que se generó en internet a partir de la llegada de las cámaras digitales. De paso, delata una serie de prácticas que destrozan tanto la vida de docenas de niños como las de sus propios verdugos, los adictos a la sexualidad virtual. Es novela negra y novela de denuncia. Pero es muchísimo más que eso. Porque Jose Serralvo no sólo ha investigado a fondo el territorio de la pornografía infantil 2.0, sino que ha construido su historia con gran habilidad narrativa y toda suerte de lujos literarios.

Serralvo, que ha leído muy bien al autor de Lolita, pero también al Nabokov experimental de los años treinta, utiliza la voz de un narrador no del todo fiable, por decirlo suavemente, cuya hueca solemnidad y alardes de astucia le convierten en un personaje tan patético como histriónico.

Como un Dickens del siglo XXI, Serralvo muestra con vivísimos detalles la vida de la familia disfuncional de Dave Timberthirdleg, el protagonista, con elementos de caricatura desmelenada.

Además del explícito homenaje a David Foster Wallace, la novela contiene memorables cameos de la cultura de masas: desde la aparición decisiva del famoso inspector Cooper de Twin Peaks hasta la de un imitador coreano de Elvis Presley que celebra ceremonias matrimoniales en Las Vegas. En la novela hay pornografía, palizas, crímenes, verdades, mentiras y, por supuesto, una bella e inefable historia de amor.